Martes, 17 Abril 2018 18:47

El escandaloso Argentina 6 - Perú 0 de 1978

Valora este artículo
(0 votos)

Si hay un partido polémico y cargado de sospechas en los últimos 40 años de fútbol, ese es el Argentina – Perú del Mundial del 78.
Argentina por aquellos años estaba gobernada por militares, siendo Videla la cabeza visible de ese gobierno. La represión a la que sometió al pueblo fue atroz, habiendo aún hoy una larga lista de desaparecidos, así como de niños robados, madres violadas y jóvenes torturados. Cuando los torturadores de la ESMA acababan su “trabajo”, los cuerpos eran arrojados al Río de la Plata, donde los peces hacían desaparecer las pruebas del genocidio que aquella Junta Militar y sus secuaces estaba cometiendo contra su pueblo. Se calcula que fueron unos 30.000 los muertos y desaparecidos en aquella época.
En esa situación se jugó un Mundial de fútbol. Y aunque no fueron pocos los países que amagaron con boicotear ese Campeonato debido a las reiteradas violaciones contra los Derechos Humanos que se estaban produciendo en el país austral, finalmente acudieron todos, aunque en el caso de Holanda sin su estrella Johan Cruyff, que se negó a participar en aquella pantomima publicitaria del régimen de Videla, que trataba de acallar el clamor internacional contra sus actuaciones con Mundiales de fútbol.
El colaboracionismo de la FIFA con aquella dictadura asesina fue realmente vergonzoso. El Presidente de la FIFA por aquel entonces, Joao Havelange, dijo en 1976 “… la Argentina está ahora más apta que nunca para organizar el Mundial”.
Aquel Mundial de Argentina 78 fue una sucesión de irregularidades de todo tipo, desde económicas hasta deportivas, y todas ellas fueron obviadas por la FIFA, a saber por qué oscuros motivos:
– El presupuesto para la modernización de los estadios y la construcción de otros nuevos recintos para albergar aquel Mundial fue gigantesco, pero los resultados brillaron por su ausencia, desapareciendo millones de dólares de las arcas argentinas, que acabaron en cuentas bancarias suizas, en manos de gente afín al Régimen.
– Argentina no pasó un control antidoping en todo el Mundial, habiendo sospechas más que fundadas para pensar que jugaron dopados la mayor parte del Campeonato (insinuado por el ex-jugador argentino, Ortiz).
– El principal rival de Argentina, Brasil, fue desestabilizado de todas las formas posibles, haciéndoles jugar a cada partido en una punta del país. Los brasileños durante aquel Mundial recorrieron miles de kilómetros en viajes, mientras Argentina jugaba prácticamente todos los partidos en el mismo lugar.
Pero todas las irregularidades anteriores enmudecen ante el escándalo que se vivió en el Argentina – Perú. Aquel partido era fundamental para los albicelestes ya que debían ganarlo por una diferencia de goles tal que superara al gol-average particular de Brasil, selección con la que estaban peleando su pase a la final (en aquel Mundial no hubo semifinales sino liguilla, pasando a la final los líderes de cada grupo).
Para saber exactamente los goles que Argentina le tenía que meter a Perú, se hizo un cambio de horario en el Brasil – Polonia, que fue jugado unas horas antes y cuyo resultado fue 3 – 1 a favor de los brasileños. La diferencia de goles de los brasileños era de +5, por lo que los argentinos tendrían que ganarle a los peruanos por una diferencia de 4 goles, como mínimo.
Antes del comienzo del encuentro, Videla (acompañado de Henry Kissinger) bajó al vestuario de Perú, donde comenzó a dar una curiosa charla a los peruanos, apelando a la “solidaridad sudamericana” de los andinos, que ya no tenían opciones de clasificación. Además, según parece, tuvo una conversación con el portero peruano (argentino de nacimiento) Quiroga.
El resto se lo pueden imaginar: defensas peruanos especialmente torpes, mediocampistas peruanos que no corrían, portero argentino nacionalizado peruano que se tiraba al balón un segundo tarde…y así, hasta el 6 – 0 final que permitiría a los argentinos disputarle el título a la “naranja mecánica” holandesa.
Según dicen, Perú jugó aquel día con la camiseta suplente para no mancillar los colores habituales de una selección que contaba por entonces con futbolistas de enorme talento como Manzo, Cubillas, Chumpitaz o Sotil. Aquellos eran los que habían ganado una Copa América en 1975 y los que, en condiciones normales, jamás habrían jugado con esa pasividad, ni sufrido tamaña goleada ante los argentinos.
Posteriormente se supo (se rumoreó, ya que los que hacen sobornos no extienden facturas) que los andinos habían sido comprados para que se dejasen golear.
Hace unos años, unos periodistas argentinos hicieron el documental “Mundial 78, ¿verdad o mentira?” en el que se intenta arrojar algo de luz sobre uno de los hechos más vergonzosos de la Historia de los Mundiales.
Parece que todo se acaba resumiendo en que Argentina compró a Perú por un par de millones de dólares y un barco de trigo. ¿Realismo mágico? No. La Argentina´78 de los años de plomo.

 

UD Portal I En Red Estamos - Todos los derechos reservados

¿Te gusta Ud?

Close

Seguínos en nuestras redes y compartí!